Toallitas Perfumadas

Hay 11 productos.

Filtros activos

Toallitas Perfumadas

¿Quién no recuerda un buen servicio en un restaurante cuando le han tratado bien? La evocación se consigue cuando el cliente queda satisfecho con el trato recibido. Pues una buena imagen es lo que obtendrás con las toallitas perfumadas especiales para HORECA (hoteles, restaurantes y cafés), siempre listas para usar.

En Fumisan ponemos a tu disposición una gama surtida de toallitas húmedas perfumadas para que ofrezcas a tus clientes junto con el servicio. Puede elegir entre diferentes aromas, todos especiales y únicos para obsequiar a tus comensales. Entre las fragancias refrescantes encontrarás el limón, el aloe vera o el té verde. Unas esencias exclusivas que encantará a todos los usuarios. Una máxima conversión a un precio muy bajo.

Toallitas perfumadas para restaurantes

Toallitas refrescantes que eliminan cualquier resto orgánico y olores de las manos de manera rápida y sencilla. Gracias a su tamaño compacto y a su envoltorio protector, las toallitas aroma cítrico son muy adquiridas por servicios de hostelería y restauración, ya que este tipo de toallitas individuales resultan muy prácticas durante comidas, cenas o como detalle en el servicio de habitaciones. Dependiendo de la comida que se va a comer o que por el contrario, se ha terminado de ingerir, serán muy útiles para eliminar restos y desagradables olores persistentes, como puede ser el de gambas, carnes a la brasa, salsas, etc. Con un marcado  y agradable aroma, se configuran como unas excelentes toallitas húmedas para eliminar el olor a marisco.

Toallitas húmedas biodegradables

Una opción sostenible para tu negocio y tus comensales son las toallitas húmedas biodegradables. Las toallas refrescantes biodegradables son 100% compostables y la cápsula que la contiene se puede reciclar íntegramente. Con su compra y uso estarás contribuyendo a un correcto desarrollo medioambiental. Y lo mejor de todo, llévalas contigo a todas partes. Mételas en bolsos, mochilas, guanteras o déjalas sobre tu escritorio en la oficina. ¡Nunca se sabe cuando puedes necesitar una toallita húmeda!